Nuestro Blog

Las carillas dentales son otra opción para conseguir una alta estética dental y con ello aumentar las ganas y la seguridad al sonreír, algo tan necesario hoy en día.

Carillas sobre lámina de platino

 

Las carillas consisten en unas láminas muy finas de cerámica que una vez adheridas al esmalte consiguen cambiar el color, la forma y la textura del diente rejuveneciéndolo. Este cambio de color que conseguimos es permanente, no se ve alterado por ningún alimento (café, té, vino…) y se elige conjuntamente con el paciente pudiendo ser tan blanco como se desee.

Tradicionalmente para colocar una carilla y que el diente no parezca sobre dimensionado es necesario hacer un pequeño alojamiento en la cara vestibular del mismo, es muy poca la superficie del diente que hay que sacrificar pero lo suficiente para considerar a este tratamiento irreversible.

Hoy en día existen técnicas y materiales con los que se consiguen fabricar carillas de porcelana tan, tan finas (de hasta 0.3 mm de grosor), que no es necesario tener que hacer ningún preparado del diente, pudiendo adherirse directamente al esmalte y consiguiendo unos resultados estéticos sorprendentes.

carillas dentales de cerámica

Este tratamiento es ideal para conseguir la excelencia en la naturalidad, en dientes desgastados por envejecimiento, cuando queremos un cambio de color permanente, cambios de posición… donde la principal prioridad del paciente es respetar al máximo sus dientes.

Con este tipo de tratamientos conseguimos seguridad, elegancia, estilo pero sobretodo naturalidad en la sonrisa del paciente.

Hay que aclarar que hay veces en los que no se pueden colocar este tipo de carillas por eso es muy importante valorar cada caso de una manera individual y realizar un estudio previo para elegir el tratamiento que más se adecue a las exigencias estéticas de cada paciente.

.