Recomendaciones para el paciente sobre el manejo, cuidado y mantenimiento de las carillas

Durante las primeras 72 horas evitar:

  • Comidas muy duras, mantener una dieta blanda.
  • En 24 horas no tomar alcohol, tabaco ni bebidas que creen pigmentaciones.
  • Evitar temperaturas extremas como comidas muy calientes o muy frías.
  • No masticar chicles ni alimentos muy pegajosos.

Evitar el exceso de:

  • Flúor. Se deben evitar los colutorios acidulados porque pueden dañar la superficie final de las carillas. Las pastas dentales que llevan bicarbonato en su composición rayan la superficie de la cerámica. El dentífrico ha de ser poco fluorado y no contener acido fluorhídrico, ya que graban la cerámica.
  • Clorhexidina porque podrían teñir las facetas.

REVISIONES E INCIDENCIAS:

El plan de revisiones tras la colocación de las carillas consiste en una visita para la comprobación del ajuste y tras realizar los pequeños retoques que eventualmente fueran necesarios, dar el alta.

Posteriormente, se deben realizar revisiones periódicas semestrales en las que comprobaremos el estado de los frentes laminados y de la boca en general y se realizará la profilaxis (limpieza de mantenimiento), si, como es habitual, procediera.

¡Atención! Es importante recordarle siempre al higienista que Vd. es portador de carillas de porcelana, porque al ser casi imperceptibles puede no notarlas, y se debe evitar el uso de aparatos de ultrasonidos, los pulidos con materiales abrasivos, la aeroprofilaxis con bicarbonato, el flúor acidulado y la clorhexidina, que generalmente se manejan durante las profilaxis.