Recomendaciones para el paciente sobre el manejo, cuidado y mantenimiento de las sobredentaduras

Para conseguir un buen funcionamiento de las sobredentaduras, deberá seguir detenidamente las siguientes instrucciones de manejo y mantenimiento, que le facilitarán el empleo de los elementos protésicos de su tratamiento e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Al principio:

  • Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño en la boca, que habitualmente desaparece en unas semanas.
  • Producirá más saliva de lo normal, pero también se normalizará poco a poco.
  • Le cambiará un poco el habla, pudiendo existir problemas fonéticos como pronunciar ciertos sonidos, por lo que probablemente deberá aprender, mediante entrenamiento, a vocalizar ciertas palabras, si bien el problema normalmente desaparece en unas semanas.
  • Es probable que se muerda fácilmente en las mejillas y la lengua, pero en poco tiempo aprenderá a evitarlo.
  • Puede notar algunas molestias en las zonas donde se apoyan las prótesis, y a la altura de los bordes, que suelen desaparecer en poco tiempo a medida que “encallecen” las mucosas.

RECOMENDACIONES:

  • Los primeros días, procure cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderse y no sobrecargar las encías.
  • Por la misma razón conviene que inicialmente mastique suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
  • Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente muy dolorosas), puede utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.
  • Si tiene dolor intenso al morder, o aparecen heridas, acuda inmediatamente a la consulta del dentista, para que le realice los alivios pertinentes en sus prótesis y le prescriba, en su caso, colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.

COLOCACIÓN Y DESINSERCIÓN:

  • Para su colocación, debe utilizar siempre los dedos. La situará en la situación apropiada, y seguidamente presionará con los dedos hasta que baje a su debido sitio, momento en que suele notarse un “clic”. No fuerce nunca la prótesis, ni muerda sobre ella para llevarla a su lugar, porque se hace tanta fuerza que pueden deteriorarse algunos elementos del aparato (sobre todo, los ataches, que son muy delicados) o dañar las mucosas.
  • Para quitarse las prótesis, traccionará de ambos lados a la vez (¡nunca de un solo lado!) trabando las uñas de los dedos índices de ambas manos en los bordes plásticos de la prótesis (ponga especial cuidado en no arañar las encías).