Aparatología Funcional

Dispositivo de Avance Mandibular

Dispositivo de Avance Mandibular

La aparatología funcional hace referencia a determinados dispositivos que pretenden mediante su uso por parte del paciente mejorar la funcionalidad de todo el aparato estomatognático (dientes, musculatura, lengua, mejillas, encía, articulación, ligamentos, etc…), está por tanto muy relacionada con la especialidad de ortodoncia pero por su importancia dentro de nuestra clínica describimos estos aparatos en un apartado diferenciado.

Fundamentalmente trabajamos con dos aparatos que tratan de mejorar patologías como el bruxismo y el síndrome SAHOS (síndrome de apnea e hipoapnea obstructiva del sueño).

SÍNDROME SAHOS (síndrome de apnea e hipoapnea obstructiva del sueño).

Durante el sueño se suceden 5 etapas, la primera y la segunda son de sueño ligero y representan una transición entre vigilia y sueño. Aquí suceden la mayoría de las apneas (parada total de la respiración de al menos 10 segundos de duración) e hipoapneas (obstrucción parcial que produce una reducción de la saturación del oxígeno o un despertar transitorio).

Durante la tercera y cuarta fase se produce el sueño profundo y es éste el verdadero sueño reparador.

Durante la quinta etapa se producen los sueños y los músculos están totalmente relajados y atónicos, por lo que ocurren las apneas más largas.

dibujoronquido1

Obstrucción y ronquido

dibujoronquido2

Avance mandibular

La apnea e hipoapnea es provocada por la relajación de los tejidos blandos de la parte posterior de la garganta o por la estrechez de ésta, lo cual bloquea el paso del aire. Esto ocasiona fuertes ronquidos (sonidos producidos por la vibración de los tejidos blandos que rodean la garganta), que si continúan, obstruyen completamente la vía deteniendo el paso del aire totalmente.

La duración de las pausas puede variar entre unos pocos segundos a varios minutos, y normalmente se producen entre 5 y 30 veces por hora. Si las pausas ocurren entre 10 a 20 veces por hora, el trastorno se considera leve, si ocurre entre 20 y 30 veces por hora, moderado, y si ocurren más de 30 veces por hora se clasifica como severo.

Es uno de los trastornos del sueño más frecuentes  pero se conoce sólo desde hace unos 30 años, la consecuencia más obvia para la salud es que la calidad del sueño se reduce considerablemente debido a que la persona que sufre apnea durante el sueño sufre los llamados microdespertares con lo que se pasa de un estado de sueño profundo a un estado de sueño de vigilia constantemente sin permanecer durante el tiempo necesario en un estado de sueño profundo reparador. Pero a demás sus consecuencias para la salud pueden resultar muy negativas:

  • CONSECUENCIAS NEUROPSIQUIÁTRICAS: se ha relacionado con pérdida de la función cognitiva, alteraciones de la conducta, irritabilidad o depresión, somnolencia, dificultad para concentrarse y mantener un rendimiento sociolaboral adecuado, y finalmente, con la disminución de la habilidad motora y destreza perceptiva.
  • CONSECUENCIAS CARDIOVASCULARES: se han descrito aumento de la presión arterial sistémica o hipotensión, aumento de la presión pulmonar, presencia de arritmias cardíacas, hipoxia arterial severa, presencia de episodios cíclicos de bradicardia o taquicardia, insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio,  accidente vascular cerebral.

Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo despertar

Antonio Machado

Hay factores que pueden incrementar el riesgo de apnea durante el sueño:

  • Un maxilar inferior que es más corto en comparación con el superior (retrognatismo).
  • Las personas que tienen la campanilla, el paladar blando o la lengua muy grande, el maxilar inferior o mandíbula muy pequeños, y/u obstrucción nasal pueden tener resistencia al paso del aire.
  • Amígdalas y vegetaciones adenoideas grandes en niños que pueden bloquear la vía respiratoria.
  • Cuello o collarín grande (17 pulgadas o más en los hombres y 16 pulgadas o más en mujeres)
  • Lengua grande que puede retraerse y bloquear la vía respiratoria.
  • Obesidad.
  • Dormir boca arriba también aumentan los episodios de apnea.

El tratamiento depende del historial del paciente y de la gravedad que revista su caso. Siempre son benefeciosas las modificaciones del estilo de vida (dieta saludable para perder peso, no fumar, evitar el alcohol y medicamentos relajantes…) también se puede recomendar el uso de almohadas especiales o mecanismos que impiden que el paciente duerma boca arriba.

Entre las técnicas o instrumentos de los que se disponen destacan: el Cpap (aparato de presión positiva sobre la vía aérea), Bi-pap, la cirugía y en algunos casos los dispositivos de avance mandibular (DAM).

Férula antirronquido

En nuestra clínica tratamos el SAHOS mediante el dispositivo de avance mandibular (DAM) coloquialmente llamado  férula antirronquidos. Es efectivo en casos leves y moderados y como su propio nombre indica produce un avance del maxilar inferior y de la lengua produciendo una apertura de las vías respiratorias, ésto mejora  la entrada de aire y disminuye considerablemente la presencia de apneas, hipoapneas y ronquido. Existen diversos tipos de férula antirronquidos y su eficiacia varía en función de los materiales y el diseño con el que están fabricados. Deben producir avance mandibular (que es para lo que están indicados) pero tratando de incomodar lo menos posible al paciente durante su uso, permitiendo libertad en los movimientos, ocupando el menor espacio posible dentro de la cavidad oral y protegiendo la articulación temporomandibular.

Es muy importante señalar que exceptuando la cirugía, todos los tratamientos que se pueden emplear en un paciente que sufre SAHOS son paliativos (no curan la patología) y por tanto es muy aconsejable acompañarlos con cambios en los hábitos diarios citados anteriormente.

La ventaja entre los dispositivos DAM con otros que sean igual de eficaces para el tratamiento del SAHOS es la comodidad que proporciona al paciente a la hora de dormir.

10 consejos para dormir bien:

  1. El dormitorio debe ser un lugar tranquilo, silencioso y con un ambiente agradable que favorezca el sueño.
  2. La cama debe tener un tamaño adecuado al sujeto y con espacio suficiente.
  3. Mantener un horario para que la hora de acostarse y levantarse sea estable.
  4. Cenar pronto y tratar de acostarse 2-3 horas después de haber comido.
  5. Practicar deportes o realizar ejercicios físicos intensos antes de dormir, (salvo el sexo) eleva el metabolismo basal y la temperatura corporal dificultando el sueño.
  6. Evitar el café antes de dormir.
  7. Evitar el alcohol y medicamentos relajantes en las horas previas al sueño.
  8. El dormitorio es para dormir, no un lugar para comer.
  9. No escuchar la radio, ver la televisión (salvo si se programa su desconexión automática) ni leer lecturas excitantes. Si nos quedamos dormidos, los cambios de volumen y sonidos alteran el ritmo del sueño y condiciona un sueño fragmentado, de mala calidad que no permite descansar.
  10. Nunca tratar de resolver los problemas mientras intentamos dormir.

 

BRUXISMO

Entendemos por bruxismo el rechinamiento o apretamiento de los dientes generalmente cuando el paciente está dormido, a veces se realiza en estado de vigilia estando en este caso generalmente asociado al desarrollo de alguna actividad. Diferrenciamos entre bruxismo céntrico (apretamiento de los dientes sin producir deslizamiento de los mismos) y bruxismmo excéntrico (apretamiento de los dientes con rechinamiento o deslizamiento de los mismos).

férula de descarga

Férula de descarga

Las consecuencias del bruxismo para la salud se desarrollan a nivel del aparato estomatognático (dientes, musculatura, encía, articulación, ligamentos, etc…)

  • En los dientes aparecen desgastes prematuros, fisuras y sensibilidad dental entre otras.
  • En la encía pueden aparecer problemas gingivales o recesiones de encía relacionados con pérdidas óseas por sobrecarga.
  • A nivel de musculatura y ligamentos pueden aparecer desde sensaciones de cansancio de los músculos hasta dolor agudo.
  • En la ATM o Articulación Temporo-Mandibular pueden aparecer desgastes o erosiones óseas así como trastornos meniscales que pueden manifestarse con pequeños chasquidos o incluso encasquillamiento de la articulación.

En la actualidad el tratamiento de esta patología es paliativo y está fundamentado en el uso de las llamadas férulas de descarga. Nosotros realizamos la Férula de Descarga tipo Míchigan por su probada eficacia y aceptación por parte del paciente.