La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. El tratamiento restaurador principalmente se compone de tratar posibles traumatismos, usar selladores y tratar las caries producidas y sus consecuencias.

La principal diferencia con la odontología general es la presencia de dientes temporales que normalmente se tratarán de una manera menos conservadora y más agresiva para evitar que puedan dañar el diente permanente que se encuentra debajo.

Los dientes temporales “de leche” son muy importantes ya que permiten el correcto desarrollo de los niños y sus estructuras dentofaciales. Los niños tienen 20 dientes temporales que comienzan a salir en torno a los 6 meses de edad y continúan saliendo hasta los 2 años de edad aproximadamente.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices

Oscar Wilde

Estos dientes son esenciales para una buena nutrición, un correcto desarrollo del lenguaje, para favorecer la autoestima del niño y son los marcadores de posición para los dientes permanentes que aparecerán con más avanzada edad.

Tratamientos ofrecidos en odontopediatría

Las caries en los dientes temporales no son sólo una enfermedad que ha de tratarse sino que para muchos niños las caries pueden ser severas y pueden afectar a la masticación y a otras actividades cotidianas en su vida como dormir, hablar o jugar.

El mal o escaso cuidado de los dientes temporales puede desembocar en la aparición de la enfermedad crónica infantil más común que es la caries dental. Ésta como cualquier otra infección en el diente temporal que progrese por la raíz creará una bolsa de pus que afectará al diente permanente que se encuentra debajo.

A veces los dientes definitivos salen con malformaciones, manchas o lesiones secundarias a la infección que tuvo el diente temporal en su día y no se trató de forma adecuada. Por ello es un gran error pensar que, puesto que algún día se le caerán los dientes de leche, no hay que preocuparse demasiado por cuidarlos.

La principal medida de prevención es la higiene diaria.

¿Como debo cuidar los dientes de mi hijo?

Comience aun antes de que los dientes le hayan salido. Le puede habituar a limpiar las encías con una toallita suave húmeda después de que su bebé se alimente. Cuando los dientes vayan apareciendo, comience a usar un cepillo de dientes para niños de cerdas suaves 2 veces al día.

En niños en edad escolar use un poquito de crema dental, el tamaño de un grano de arroz es suficiente. Los niños pequeños tienden a tragar la mayor parte de la crema dental y la ingestión de una cantidad elevada de dentífrico con fluoruro puede ocasionar manchas permanentes en sus  dientes.

Cómo mantener una correcta higiene bucal en bebés

LOS SELLADORES

¿Es recomendable el uso de selladores? SI!

La forma anatómica del diente, presenta surcos y fisuras en la cara oclusal del diente, esos surcos y fisuras favorecen al estancamiento de alimentos y dificulta la limpieza en esas piezas. Se suele acumular más sarro y más placa con el consiguiente riesgo de desmineralización.

La técnica del sellado es mínimamente invasiva y por tanto no acarrea daños en el esmalte, aseguras una protección de la superficie oclusal al 100%.

Para ello se utiliza un material fluido resinoso que permite que la cara oclusal sea menos aspera y más escurridiza a la hora de retener la placa, de esta manera es mucho más fácil de limpiar.

LA PULPOTOMÍA

La pulpotomía es el tratamiento que se realiza cuando la caries ha afectado al nervio a la pulpa de un diente de leche, es importante saber, que el dolor que puede sentir un/a niño/a en un diente temporal es el mismo que puede sentir un adulto en una pieza definitiva.

Realizar una pulpotomía no afecta en absoluto a la erupción del diente permanente y es imprescindible conservar los dientes de leche hasta que los definitivos erupcionen.

El objetivo del tratamiento es extraer la pulpa dentaria (tejido nervioso) que ha sido afectada y conservar el resto impregnando un medicamento y obturando la parte coronaria.

EXTRACCIONES DE DIENTES TEMPORALES

Las primeras dudas que surgen cuando un diente temporal se empieza a mover y el permanente está erupcionando es si es necesario extraer la pieza en la consulta odontológica. Nosotros somos partidarios de que las piezas temporales o dientes de leche, deben caerse solos, no existe ningún riesgo para el diente temporal si el paciente “ayuda” a la pieza a caerse, podemos usar la lengua y hacer suaves movimientos con ella o con las manos muy limpias podemos balancear la pieza. En ningún caso utilizaremos otra técnica en casa, NO se debe sacar un diente que esté flojo utilizando la puerta y el hilo. Una vez que el diente haya sido extraído de forma natural, enjuagaremos la boca con un poco de agua con sal y pondremos una gasa limpia en la zona donde se haya caído la pieza.

Solo bajo prescripción del facultativo podremos realizar la extracción en clínica si vemos que la pieza no se cae por sí misma.

No siempre se realiza una extracción cuando el diente se mueve, hay en otros muchos casos que la extracción hay que realizarla antes de tiempo, eso ocurre cuando el paciente presenta una caries dental que se ha extendido por toda la pieza y no tiene solución o cuando existe una fractura radicular. La odontopediatra valorará en cualquier caso si es necesario la colocación de un mantenedor de espacio.

EL MANTENEDOR DE ESPACIO

El mantenedor de espacio son unas bandas de acero inoxidable que abrazan el perímetro del elemento dentario, estos anillos metálicos tienen la forma anatómica del diente y se hacen a la medida del paciente. Las bandas son cementadas en los dientes adyacentes soldado entre medias, por un alambre que abarca el espacio de la pieza extraída. De esta manera, mantendremos el espacio de la pieza extraída, hasta que se produzca la erupción del diente permanente.